Es importante aclarar, que todas las personas podemos ser creativas. Cada uno de los componentes de una organización es capaz de aportar en un proceso creativo ajustándose a su propio punto de vista. Esta claro que hay personas mucho más creativas que otras, aquellas que han sido tocadas por la varita de Aglaya, diosa griega de la creatividad, y las que no. Pero considerar que hay exclusivamente dos grupos totalmente diferenciados, los creativos y los que no lo son, limitaría y perjudicaría el proceso de innovación ya que perderíamos muchas ideas y puntos de vista por el camino.

Afrontar el desafío y pon a prueba tu creatividad

Cuando se pretende innovar, hay que plantearse que no va a ser una tarea sencilla, cuanto antes tomemos consciencia de que se han de desarrollar nuevas respuestas ante casos que ya tenían una respuesta definida o que ni siquiera se habían planteado, se tendrán más probabilidades de éxito. Se pondrá a prueba tu creatividad. Se precisa pues, una actitud proactiva, capaz de anticiparse a las posibles situaciones adversas especialmente cuando se afronta una innovación radicalmente nueva.

Los obstáculos en la innovación

Sin embargo, esta creatividad en ocasiones encuentra un freno, los hermanos Kelley identifican 4 obstáculos que precisamente nos creamos nosotros mismos y que son capaces de mermar nuestra capacidad creativa. También nos proporciona 4 posibles soluciones ante ellos:

1. Miedo a lo desconocido —— Explorar sistemáticamente.

2. Miedo a ser juzgados —— Cuidar el entorno para nuevas ideas y dar
feedback constructivos.

3. Miedo a dar el primer paso — Empezar la acción.

4. Miedo a perder el control —- Potenciar distintas perspectivas como
base de la colaboración.

 

Miedo a lo desconocido

Quizás este sea el obstáculo más grande. Esa barrera que muchos no son capaces de afrontar y que por lo tanto la idea de emprender se queda solamente en eso, una idea. La solución para acabar con este miedo no es otro que enfrentándose a él, ser capaz de salir de la zona de confort y descubrir nuevos aspectos de la realidad. ¡¡Ánimo!! hay muchas posibilidades no te quedes en la primera barrera.

Miedo a ser juzgados

Puede ocurrir que en algunas ocasiones el miedo no surge de la propia idea de innovar, sino más bien se genera ante los demás. La preocupación sobre qué pensará nuestro círculo más cercano puede ser el ancla que nos impida seguir adelante y frustar nuestra creatividad. Si realmente te preocupa, prueba a cotejar tus ideas con los demás antes de llevarlas a cabo.

Miedo a dar el primer paso

El primer paso puede ser un problema para desarrollar nuestra creatividad y el proceso de innovar en sí, cantidad de veces nos justificamos para no dar este importante paso. Prueba a iniciar la acción con alternativas low cost.
Emulando a Neil Amstrong.
Es un pequeño paso para ti, pero un gran salto para tu negocio 😉

Miedo a perder el control

Puede parecer contradictorio requerir la creatividad de todas las personas de la organización y no perder el control en tu idea innovadora. Sin embargo no lo es, siempre que se acepten los distintos puntos de vista. Todas las ideas deben ser bien recibidas.

1049Ver

Leave a Comment