Dentro del sector empresarial está tomando especial relevancia este término. Cada vez que se encuentra en el mercado una compañía unicornio le salen una gran cantidad de novias debido a su atractivo, algo de lo más normal. Y es que, resumiéndolo todo un poco, una organización unicornio no es más que una startup que está valorada en más de 1000 millones de dólares antes incluso de salir al mercado bursátil, es entonces normal que se les atribuya este apelativo legendario, ya que es prácticamente un milagro dar con ellas.

En el año 2013 se contabilizaron hasta 39 unicornios, todos con un potencial extraordinario, mientras que hoy ese número ha crecido notablemente y se encuentran alrededor de 160 unicornios en tan selecta lista. Para que os hagáis una idea, del gérmen de una unicornio surgieron: Facebook, Dropbox, LinkedIn y Snapchat. Entre las grandes unicornios que podemos encontrar actualmente dentro de nuestro continente contamos con Spotify (Suecia), BlaBlaCar (Francia) o Skyscanner (Escocia)

Aileen Lee, la fundadora de Cowboy Ventures, escribió en TechCrunch titulado “Welcome To The Unicorn Club: Learning From Billion-Dollar Startups“.

En él señaló las claves para estas compañías:

1. Son iniciativas que buscan hacer las cosas de manera diferente a como se han hecho hasta ahora. Estas pautas rozan en algunos casos la legalidad sin embargo, gracias al gran volumen de inversión y el consiguiente apoyo, les permite sumar comunidades ingentes de usuarios que es lo que las hace fuertes.

2. Las pautas que proponen suelen venir acompañadas de innovaciones tecnológicas.

3. Lo que, a su vez, hace que sean empresas muy jóvenes. En parte porque la tecnología en la que se apoyan es también de última generación.

4. Están valoradas en más de 1.000 millones de dólares, algo que era casi un imposible hace unos años. De ahí el término unicornios.

El unicornio acecha a las grandes empresas

Estas Startup a pesar de ser muy jóvenes tienen una ventaja muy clara que no tienen las grandes empresas tradicionales, al haber nacido en la era tecnológica y de la información, tienen la capacidad de tomar decisiones rápidamente y poder cambiar de estrategia en función de las necesidades del mercado. Por otra parte, poseen una adaptación a las innovaciones fugaz, algo que puede ser demoledor para las empresas tradicionales que, como sabemos, suelen ser más lentas a la hora de tomar decisiones de relevancia.

3421Ver

Leave a Comment